martes, 29 de septiembre de 2015

El ceñidor... ( desarrollado por Carles Giner)






Este post  lo incluimos ahora ya que lo empezaron Ramón & Carles mano a mano.. y como os podeis imaginar quedó inconcluso el pasado Setiembre  2014.

Carles lo continuó y desarrollóy lo publicamos ahora en el blog como última y definitiva entrada. 

Y como prembulo del anuncio de la  inminente publicación del libro con la recopilación de todos los posts de 112Tes.
 Esperemos que podamos tenerlo ya en formato papel y on line antes de finalizar el próximo mes de Octubre.

La idea era poderlo tener a vuestra disposición en su primer aniversario, pero no ha sido posible :
mucho material , muchas emociones, trabajo en conjunto con varios compañeros.  
No ha sido fácil pero lo que Ramón empezó con ilusión y no pudo ni empezar a supervisar tenía que salir a la luz: 

Por él y por su ilusión en el tema.
Y por vosotros, por la ilusión que tenía en dejaros algo tangible. 
Aunque os dejó mucho. Lo demostrasteis y me lo  continuais demostrando día a día..

Vereis que hay "dos" posts. 
El primero tal y como lo  iban desarrollando (el texto en cursiva y en negrita es el de Ramón, y el resto de Carles) .
Sin cambios, sin correcciones.
 El borrador como lo tenían..

Y el segundo posts es el desarrollado por Carles. Creo que tenía que estar aquí también.  
Y valorando lo dificil del esfuerzo después de la pérdida.


Laura. 




EL CEÑIDOR
El tamaño y la cantidad de elementos que lleva un TTS/TES suele ser inversamente proporcional a
la experiencia (en tiempo o intensidad) del sujeto.
Aunque a finales de los años 90 del siglo pasado no hablabamos todavía del TES, y en los comienzos
de internet “para torpes” Punto cero la revista virtual (desaparecida) de la Ambulancia Azul y
emergencias
eran los espacios de referencia para los miembros de emergencias sanitarias como los
técnicos que por aquella época comenzaban a ser TTS (según su CCAA).
Y esto rezaba una máxima de la época, seguro que traducido de alguna pagina de USA
Con Carlos @soulprowler en twiter, compañero de inquietudes, surgió la reflexión sobre este tema
que decidimos desarrollar.
Diferentes aunque complementarias ideas y forma de plasmarlas sobre un hecho recurrente.
La figura y función del TTS/TES es siempre la misma. “prestar SVB y transporte sanitario” y la
“colaboración con otros profesionales” médicos y enfermer@s en tareas de SVA.
Lo que ciertamente pude cambiar es la percepción de las necesidades, las tareas,, y la forma de
afrontarlas en función de nuestras propias vivencias y experiencias tanto a nivel personal como
profesional. Ya hable sobre ello en “Los 4 niveles del personal de la prehospitalaria” .
Creo que todos pasamos o hemos pasado por diferentes fases o etapas que influyen en la percepción
de que elementos debemos/queremos llevar como parte de nuestra dotación personal. Como muestra
esto es lo que llevaba yo:
3 Bolígrafos
Tijeras pico de pato, para cortar ropa
Rotulador permanente
1 linterna (pequeña) led de los chinos
:)
Y nada más. (que moderado!!!)

"pertrechos y cachivaches", TTS/TES o "actionman"? En el cinturón de un compañero luce una chapa
fondo blanco letras azules que reza: E MT . ...rápidamente diré que personas dispares y no
coincidentes en el tiempo y espacio fueron unánimes al identificar las siglas: "E r es M u y T o nto" (no
puedo menos que sonreír ...)
A cuento de esto, aquí tienes una de mis frases favoritas: "...no alucines tanto, sólo somos héroes de 8ª
regional..."
Un día sobre las 5 de la mañana me dirigía al parking a coger la moto para ir a trabajar; me cruce con
una pareja que, evidentemente, volvía de fiesta sin estar en un estado deplorable. Ella era una chica
joven, veintipocos diría yo, que empezó a llamarme: "...oye!, oye!, perdona!..." Ante la insistencia y la
certeza de que no había nadie más en la calle me giré; era una chica morena de pelo rizado, guapa y
agradable de aspecto a mi entender. "Si?" contesté.
"
qué eres?"
Ante mi cara de asombro añadió : "eres un cazafantasmas, verdad?"
Reparé entonces en mi aspecto: pantalones con bandas reflectantes, mochila de combate con "aderezos"
mosquetón con llaves, spencer, portaguantes, tijeras cortaropa, navaja, linterna,etc... , asomaba el
amarillo del polo por mi chaqueta de corte militar…
Aquí es donde mi historia se desdobla...como un flash me vino a la cabeza mi compañero y lo que sería
una respuesta, para él, estándar : "...salvo vidas..."
Pero esboce una sonrisa y pensando en todos los héroes de 8ava regional mire a los ojos de esa joven y
le dije que sí, que lo había acertado..."si, soy un cazafantasmas..."
Durante el trayecto hasta la base una sonrisa entre absurda y triste se dibujaba en mi cara



Cuando comienzas tienes la impresión de que no solo tendrás que atender a todo tipo de servicios,
sino que los tendrás que atender simultáneamente, con lo cual, por descontado la sensación de
necesidad de recursos crece exponencialmente.' Y como no, esa necesidad crece en recursos
materiales: cánulas de guedel, tijeras, pinzas, pinzas cordón umbilical y un largo etc que va
variando en función de los servicios que nos toque atender. Pero habitualmente siempre recursos
materiales a costa de los intelectuales.
Uno de los mas recurrentes es el guedel. ¿Que Vd. es el único que no lleva o ha llevado un guedel nº
5 en su ceñidor? Eso no es ni bueno ni malo, creame, vamos a hacer si quiere un pequeño recorrido.
Si ha optado por llevarlo lleva uno del n 5 (ande o no ande, la mas grande). (para acortar siempre
estamos a tiempo, he aquí un valor añadido a las tijeras.
De hecho si queremos ser tan “puristas tendríamos que llevar un mínimo de 1 del 00 hasta uno del
5.
Y que decir de que independientemente de los números, cada fabricante decide dotar a las cánulas
de unas medidas y colores personalizados (cada cual las suyas)
De la higiene ni hablamos ¿no? Esa mezcla de plástico/papel no suele aguantar bien el paso del
tiempo. Ni sentarnos encima , o el sencillo hecho de inserirlo en el spencer
En cualquier caso las posibilidades de uso de esta cánula en teoría quedan restringidas a
disminución de GCS (mientras tolere) incluida la PCR, y supuestamente las crisis convulsivas por
aquello de evitar que se muerdan la lengua. Tarea que siendo ciertas esas condiciones de “relax de
las mandibulas” es imposible insertarla sin el riesgo de generar lesiones no desesadas.
Todo eso si en vez de preocuparnos de los elementos materiales nos preocupamos del conocimiento
sabemos que la maniobra frentementón
cumple la misma función, sin los efectos adversos.
Mas cachivaches: Todos nos acordamos de aquel servicio en el que…
la
habitación tenia un olor hediondo (cuerpo descompuesto, orina, heces, vómitos o sencillamente
falta de higiene) y decidiste llevar siempre un botecito de vicksvaporup para engañar a tu pituitaria
hubieron
unos vómitos durante el descenso de 7 pisos sin ascensor y ahora llevas siempre una bolsa
plegada y esparadrapo.
no
supiste como colgar un SF y desde entonces llevas coger, cuerda, mosquetones…
hiciste
un rescate en un túnel y la única luz era la linterna del botiquín... no fue suficiente y ahora
llevas una potente mini linterna led capaz de dejar puntiforme a cualquier pupila
y
así podría seguir hasta conseguir unos kilos extra de material… tan incompletas son nuestras
unidades y nuestros botiquines? es suficiente excusa tenerlo “mas a mano” ?
Donde van estos articulos extra?:
solemos rellenar todo esto en el spencer, o en bolsos que vamos añadiendo a nuestro ceñidor
(portaguantes, portalibretas, portatijeras, funda de navaja, mosquetones, riñoneras, cartucheras, bolsas
de pierna… …) curiosamente copiamos de otros compañeros sin tan siquiera preguntar, en una especie
de rivalidad estilo “yo llevo mas cosas útiles” hasta que parecemos un soldado con cargadores para
afrontar una guerra de seis años o chalecos desbordados de los que caen las cosas mas
insospechadas...bridas de plástico, alicates, alambre, papel de plata, cutter, correas/cintos …


Añadimos a esto la “leyenda del spencer”? “el spencer no se compra, se hereda” “el spencer se gana
cuando ya estas preparado” (como si de un examen/prueba se tratara).
Aquí estaría bien dar a conocer el “Spencer virtual” las experiencias y conocimientos que se
adquieren.
Yo sigo insistiendo en que en FP no te enseñan cosas como “si van dos ambulancias juntas deben llevar
dos tonos de sirena diferentes” ni como parar y bajar de la ambulancia en un trafico en la autopista, ni
como elegir una ruta con un paciente traumático/politraumático (como conducir según que llevas… ).
Siempre seré un enamorado de los recursos de fortuna…(herencia de otra vida en la CRJ) y de otros
que no lo son; los hijos de la experiencia y la necesidad. Siempre he aceptado un consejo honesto y sin
pretensiones. Aunque a día de hoy todavía veo barbaridades. Si puedo, conjuro incluso a la fuerza de
la gravedad para poner a un paciente con obesidad mórbida dentro de la ambulancia poniéndole a favor
de la pendiente de la calle!!! no es vagancia, es sentido común. …
Nuestras empresas consideran que, ni el ceñidor, ni la riñonera son útiles necesarios y por tanto no
forman parte de la uniformidad. Todo y así insistimos en llevarlos, en comprarnos uno (y que lleve el
símbolo de la cruz de la vida o de los paramédicos de otro país) Ese es el nivel de frikismo que nos
toca de cerca...
De la misma manera nos podemos plantear ¿es adecuado el esfuerzo en adquisición de
conocimientos al mismo nivel?

Chic@s...todos estamos orgullosos de nuestro trabajo...si necesitáis distinguiros de los demás, llenad
vuestro spencer de conocimientos y usadlo tanto como podáis; vuestros pacientes lo agradecerán



Supongo que me estoy dispersando como siempre…
si te fijas el articulo se llama “el ceñidor” y poca referencia hacemos a el.


Ramón Peruga /Carlos Giner






EL CEÑIDOR
Dice la sabiduría popular que la cantidad y tamaño de los
elementos que lleva un TTS/TES fijados a su ceñidor suele ser
inversamente proporcional a la experiencia acumulada con el paso
del tiempo y los apuros pasados por el sujeto.
Ya a finales de los años 90 cuando la figura del TES era pura
entelequia, los más avezados en eso del internet “para torpes”
tenían Punto cero, la revista virtual de la Ambulancia Azul
(desaparecida), y e-mergencias como los espacios de referencia
para los esforzados miembros de las emergencias sanitarias que
por aquella época comenzaban a ser el embrión del TTS.
Años después con Carlos @soulprowler en twitter, compañero de
inquietudes, surgió la necesidad de reflexionar sobre este tema, y
nos pusimos manos a la obra. Surgieron diferentes aunque
complementarias ideas y formas de plasmarlas.
La figura y función del TTS/TES ha sido siempre la misma,
prestar asistencia sanitaria y transporte. Con la incorporación de
otros profesionales (médicos y enfermer@s) al sector, se añade
una nueva función, la colaboración con estos profesionales en
tareas de SVA.
Lo que ciertamente he podido observar con el paso del tiempo es
el cambio tanto en la percepción de las necesidades para afrontar
esas tareas, como en la forma de afrontarlas en función de
nuestras propias vivencias y experiencias acumuladas.
Ya hablé sobre ello en “Los cuatro niveles del personal de
prehospitalaria”. Estoy plenamente convencido que todos hemos pasado por las diferentes fases o etapas que han condicionado
aquellos elementos que forman parte de nuestra dotación
personal, todo aquello que colgaremos de nuestro ceñidor.
Como muestra esto es lo que llevaba yo:
3 Bolígrafos

Tijeras pico de pato, para cortar ropa
Rotulador permanente
1 linterna (pequeña) led de los chinos
Y nada más. Para algunos de mis compañeros, un moderado.
Algunos acumulan pertrechos y cachivaches con más aspecto de
actionman que de TTS/TES. En otros luce una chapa de fondo de
fondo blanco donde en una cruz azul de 6 puntas se puede leer
EMT. Emergency Medical Technician para unos. Eres Muy Tonto
para otros.
A propósito de esto dejo aquí una de mis frases favoritas “no
alucines tanto, sólo somos héroes de octava regional”. Un
domingo sobre las 5 de la mañana me dirigía al parking a coger la
moto para ir al trabajo. Me crucé con una pareja con signos
evidentes de que volvía de fiesta. Ella, una chica joven,
veintipocos diría yo, empezó a llamarme:"...oye!, oye!,
perdona!..." Ante la insistencia y la certeza de que no había nadie
más en la calle me giré; era una chica morena de pelo rizado,
guapa y agradable de aspecto a mi entender. "Si?" contesté.
-"qué eres?"
Ante mi cara de asombro añadió: "eres un cazafantasmas,
verdad?"
Reparé entonces en mi aspecto: pantalones con bandas
reflectantes, mochila de combate con "aderezos", y ceñidor con
mosquetón con llaves, bolsa spencer, portaguantes, tijeras
cortaropa, navaja, linterna, etc... El remate, una porción de mi
polo amarillo chillón que asomaba por mi chaqueta de corte
militar.
Aquí es donde mi historia se desdobla. Como un flash me vino a
la cabeza mi compañero y lo que sería para él una respuesta
estándar: "...salvo vidas..."
Pero esboce una sonrisa, y pensando en todos los héroes de octava
regional mire a los ojos de esa joven y le dije que sí, que lo había acertado..."si, soy un cazafantasmas...".
Durante el trayecto hasta la base una sonrisa entre absurda y triste
se dibujaba en mi cara...


Cuando te inicias en esta profesión tienes la impresión de que no
solo tendrás que atender a todo tipo de servicios, sino que todos
los tendrás que atender tú, e incluso es posible que se presenten
diferentes casos simultáneamente. Ello conlleva una sensación de
necesidad de recursos infinita. Y como no, esa necesidad se
traduce en todo tipo de material: cánulas de guedel, tijeras,
pinzas, pinzas cordón umbilical. Pero no solo eso, no.
Pongamos el ejemplo del guedel. ¿Quién no ha llevado un guedel
en su ceñidor?. En caso afirmativo, es evidente que habrá optado
por llevar uno del número 5. Como reza el dicho, ande o no ande,
la más grande. Alguno concluye: “para acortar siempre estamos a
tiempo”. He aquí el inmenso valor añadido de las tijeras. Sin
embargo si quisiéramos ser puristas deberíamos proveernos de
guedel desde el 000 hasta el número cinco. Pero no bastaría.
Deberíamos tener en consideración a los diferentes fabricantes,
empeñados en hacerlo más difícil todavía con una producción no
estandarizada. Y una vez pertrechados…
De la higiene ni hablamos ¿no?. Esa mezcla de plástico/papel
agolpada en las bolsas del ceñidor no suele tolerar demasiado bien
el paso del tiempo. Ni tampoco sentarnos encima. En cualquier
caso la suerte es que las posibilidades de uso de esta cánula en
teoría quedan restringidas a la disminución del nivel de
conciencia, incluida la parada cardiorrespiratoria, y
supuestamente las crisis convulsivas por aquello de evitar que se
muerdan la lengua (manda huevos intentar introducir ese guedel
en las “relajadas” mandíbulas del individuo en cuestión, sin
llevarse un mordisco o dejarlo desdentado). Y por el camino nos
dejamos ese simple maniobra de frente mentón o la simple tracción mandibular con efectos comparables al sudado guedel.
Más cachivaches: Todos nos acordamos de aquel servicio en el
que la habitación tenía un olor hediondo (cuerpo descompuesto,
orina, heces, vómitos o sencillamente falta de higiene) y decidiste
desde aquel día llevar siempre un botecito de vicks vaporup para
engañar a tu pituitaria. O aquel otro en el que el paciente vomitó
durante el descenso de los siete pisos sin ascensor. Desde
entonces llevas siempre una bolsa plegada y esparadrapo. Y quién
no recuerda aquel en el que no supiste como colgar un suero, y
desde entonces llevas koger, cuerda, mosquetones, y alguno que
otro un piolet. Y uno más, ese rescate en un túnel donde la única
luz era la linterna del botiquín la cual fue insuficiente, y desde
entonces decidiste llevar una mini linterna led capaz de dar 2400
lumens de potencia y dejar puntiforme a la midriática pupila de
un muerto.
Y así podríamos seguir y seguir para justificar esa ingente
cantidad de material que rodea nuestro cuerpo y que nos
proporciona un excedente de peso fundamental para conseguir
dejar fuera de combate al primer ascensor que se nos presenta.
Tan incompletas son nuestras unidades y nuestros botiquines?. Es
suficiente excusa tenerlo “más a mano”? .
Sin darse cuenta añadimos y añadimos bolsas y bolsas a nuestro
ceñidor. Y competimos. Y copiamos. Y como no es suficiente le
añadimos bolsas de piernas. Y aparece esa curiosa mezcla de
soldado y sanitario preparado para resistir una campaña de 6 años
de AMV diarios.
Añadimos a esto la “leyenda del spencer”?. “El spencer no se
compra, se hereda”, “el spencer se gana cuando ya estás
preparado” (como si de un examen/prueba se tratara) a modo de
premio virtual por el trabajo realizado. Ese trabajo fruto de
experiencias adquiridas por el paso del tiempo y que nos enseñan
por ejemplo que si van dos ambulancias juntas deben llevar tonos
de sirena distintos, como hemos de parar y bajar en una autopista,
como elegir una ruta con un paciente traumático, etc. Siempre
seré un enamorado de los recursos de fortuna…(herencia de otra
vida en la CRJ) y de otros que no lo son; los hijos de la
experiencia y la necesidad. Siempre he aceptado un consejo
honesto y sin pretensiones. Por cierto; he prometido dejar devolcar ambulancias.
Poco les importan a nuestros responsables el ceñidor y los
elementos que le acompañan. No forma parte de esa uniformidad
obligatoria que nos condena a ser una puta flor desde el inicio de la primavera hasta el final del verano. Ese cazafantasmas. Sin
embargo ese ceñidor representa el orgullo del trabajo que
realizamos y la experiencia adquirida, al tiempo que nos hace
diferentes del resto de profesiones. Nuestro particular homenaje.
-